Y es que todo el mundo mata lo que ama. El cobarde con un beso, el valiente con una espada.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Me acordaba de cuando reías por horas y yo no sabía si reír o enojarme

Escribes, hablas, gritas y callas demasiado; por eso no respondo y finjo que morí durante un par de horas. A veces, cuando puedo lo hago durante días, semanas o meses.

Si me alcanzara la vida, moriría por décadas, hasta que te olvidaras de que existí.

A veces creo que te has ganado a pulso esa soledad que tanto te molesta cargar. Sé que tarde o temprano, pasará lo mismo conmigo también, pero estoy segura de que nunca habrá nadie en el mundo a quien le moleste más ese peso que a ti.

Me hace sentir tan satisfecha.

Después de que te has cansado de ignorarte a ti misma, levantas el teléfono, marcas un número, esperas a que suene dos veces y cuelgas. Lo haces ocho veces antes de irte a dormir y ocho al despertar.

Eres tan predecible; tú, las llamadas, lo que piensas, lo que dices, hasta lo que ocurre a tu alrededor.

Sabes que nadie regresará la llamada.

….

Que no me entiendes.

Que nada en mí tiene sentido, ni siquiera la manera en la que respiro.

[Perdiste el toque]

Me he negado a escribirte, no lo esperes.

Ve televisión, es más ético.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Nadie conoce el olor de su propia muerte



Otra vez hay sangre en el colchón.

Fuiste la última persona que la vio con vida. Tú y los focos de luz blanca en el techo que tanto laceraron sus retinas.

Se te empañaron los lentes por las lágrimas y no pudiste leer el diagnóstico que la llevó a la tumba.

Todos dejamos de respirar durante un minuto y perdiste la razón. La recostaron sobre una cama de acero, la taparon con una sábana blanca, no sin antes exhibir su cuerpo ante mil estudiantes de medicina.

“La muerte en casa es llorar antes del desayuno.”

Una desconocida con la muerte tatuada en el rostro se acerca, me toma la mano, me extiende un pañuelo, y mientras yo suplico que no siga, me dice que todo va a estar bien.

Le escupo a la cara.

[Haz que pare.]

Odio el sabor de mi sangre.

Hay barniz de uñas derramado sobre la alfombra de la habitación. Los focos de luz blanca me irritan los ojos.

Me metieron a dios a punta de chingadazos, y ahora dios no pasa ni con un trago de vodka.

Me recuestan sobre una cama de acero, me tapan con una sábana blanca, no sin ates exhibir mi cuerpo ante, por lo menos, una estudiante de medicina.

Mi piel se quema y parte de mi se vuelve ceniza… Una cicatriz blanca que arde y llora a cada paso.

...

La antesala del infierno huele a cadáveres quemados.

domingo, 7 de noviembre de 2010

No body knows the way it's gonna be


¿Recuerdas ese día en el que decidiste derribar las paredes para dejar que el agua corriera mejor?



El techo se derrumbó y pudiste ver las estrellas.

domingo, 31 de octubre de 2010

Las respuestas no están hechas, hay cosas que uno se tiene que ir inventando


Ayer el suelo se desmoronó bajo mis pies y yo me sujeté con fuerza a las paredes. Noté, cuando era demasiado tarde, que éstas eran de papel, al igual que el cielo y todo lo que me rodeaba.

Estabas ahí, prado frente a mí, viendo todo desprenderse de la nada. Intenté sujetarme a tus pies y cuando todo hubo acabado, me di cuenta de que, a diferencia de todo lo demás, estabas hecho de un papel mucho más frágil que el de la pared que se había quedado bajo mis uñas.


Tus pies se hicieron polvo entre mis dedos.

sábado, 23 de octubre de 2010

En ocasiones le gusta imaginar situaciones que sabe que nunca se presentarán


El gigante derriba las paredes del castillo hasta llegar a la torre de la princesa. Él extiende su enorme mano para ayudarla a levantarse; ella nota que él no es un ogro y que tampoco le ha llevado flores.

Se recuesta de nuevo y decide dormir otros 200 años.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Imaginé lo triste que estaría ella a un minuto de su muerte


Perdió más de cinco kilos en una semana después de la noticia, se salió de sus clases de ballet.

No asistió a la escuela nunca más y no salía de su casa más que para ir al panteón a dejar gardenias en su tumba todos los días a las cinco de la tarde.

Dejó de ir a fiestas, reuniones y comidas familiares, de tomar café con sus amigas todos los jueves a medio día.

Su cabello creció hasta que comenzó a caérsele. Se comió las uñas hasta que sólo le quedó la carne de los dedos.

Dejó de alimentar a los peces. Murieron uno por uno, y un atole verde se formó en la pecera.

Un día se levantó y notó que el sol se colaba por la pequeña ventana sin cortina, de la habitación. Recordó que él llevaba años muerto.

Sus amigos habían acabado cada uno de estudiar la universidad, trabajaban y muchos de ellos ya hasta tenían hijos.

Su madre y su padre llevaban años internados en un asilo. Ella aún usaba la misma ropa que llevaba cuando recibió la llamada a las tres de la mañana.

Se había convertido en un esqueleto sin uñas, de cabellos largos y escasos.

Ese día, todo se congeló en el tiempo. El agua dejó de correr en las alcantarillas y las ratas se ahogaron.

Recordó lo feliz que había sido a su lado, dejó de respirar, y estalló la tercera guerra mundial.

miércoles, 13 de octubre de 2010

¿Cuántos años tiene el mundo?


...y me oí preguntarlo mil veces, hasta que me quedé dormida sobre lo que sabía, no era tu cadáver...

jueves, 30 de septiembre de 2010

Well... She could've been a killer



Ayer soñé que nos convertíamos en monstruos.

Nos olvidábamos entre calles de ciudades, en países que ninguno conocía. Nadie recordaba su nombre.

Olvidábamos cómo hablar y no podíamos ni comunicarnos con señas. Emitíamos ruidos, que eran gritos y de vez en cuando nos arañábamos unos a otros con las uñas, o lo que quedaba de ellas.

Éramos como leones peleando por un trozo de carne vieja.

Recuerdo que nos vimos como extraños con signos de interrogación en lugar de rostro.

Me olvidabas.

Leía los mensajes que solías mandarme sin decirte nada, para que no te sintieras ni un poco importante.

Los leía y a la vez pensaba en lo ridículo que era que hablaras con las letras del teclado de la computadora. Con la pantalla brillosa que te quema las retinas a mitad de la noche.

Y es que éramos monstruos que sólo gritaban y no comprendían razones.

Hasta que aquél la agarró, la inclinó delante de él y la penetró con fuerza.

Es ridículo que me sigas hablando faltas de ortografía a través de la pantalla. Te leo, te escucho, no te entiendo.

Se que no me puedes oír, por eso respiro lento.

La hizo sangrar.

Recordaste quiénes éramos, nuestro lenguaje, mi rostro.

Reconociste que la carne ya estaba pasada…

…te quemé las retinas con un cerillo y me comí la carne de un solo bocado.

martes, 14 de septiembre de 2010

Noches en las que sería más cómodo morirse un rato


Noches en las que te das la media vuelta y te vas.

… en las que no finges oírme,

en las que te da igual.


Noches en las que el valium no tiene efecto sobre la piel.

… en las que cuatro paredes se convierten en mil,

en las que los cigarrillos saben a humedad.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Miedo, es lo que debe tener el cielo

Corre al otro lado de la habitación mientras el teléfono suena.

Se encierra en el baño y comienza a tararear canciones que no recordaba para opacar el timbre del estúpido teléfono. Piensa que todo, desde ese horrible sonido hasta la puerta del baño, está en su mente.

Recuerda que de niña le gustaba encerrarse en el armario de su madre, junto a los zapatos, a jugar a ser invisible.

Quiere serlo ahora.

Recuerda que en su vida nunca estuvo asustada, más que en un par de ocasiones que precisamente ahora, prefiere no recordar.

Sabe que ha visto maquillaje donde no debía haberlo, y que ha olido aromas que mucho tiempo antes había tratado de opacar con lágrimas. Sabe que algo está o estuvo mal, y quisiera poder olvidarlo.

Quiere que el teléfono siga sonando por años y que no le moleste su sonido.

Quiere quedarse encerrada en el baño hasta que todo haya pasado.

[Hasta que deje de sonar.]

Ya no quiere tener miedo.

Recuerda que una noche lluviosa alguien, abrazándola, le dijo al oído:

"miedo, es cuando dejas de sentir tu corazón, porque no sabes si dejó de latir... o porque late demasiado rápido..."

Se pregunta si lo mismo podría decirse de estar enamorado.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Mensajería desde un dispositivo inteligente BB

Me subo al elevador, la puerta no cierra y para mis adentros maldigo las manecillas del reloj y mis ganas de orinar. Oprimo mil veces el botón para cerrar la puerta y el hombre junto a mi me mira y sonriendo dice:

"Somos hijos del tiempo y nos consume la inmediatez".

jueves, 26 de agosto de 2010

Gott ist tot

Cuando habitas una ciudad en donde no existe la libertad de pensamiento, justo donde han instalado sistemas de vigilancia en cada parte de tu cuerpo; la historia se acaba porque la gente ya no se mueve, es como una fotografía en donde no hay nada antes ni después de ella.

El tiempo pasa sin dejar huella mientras estás sentado en una banca mirando una fuente que te hace sentir más viejo de lo que realmente eres.

Alguien corre al otro lado del mundo para olvidarse sólo un rato de nosotros.

Tú te sientas frente a la fuente, fumas un cigarrillo y bebes café frío para aliviar un poco la tortura de la espera. Pasas las noches de largo, los días cada vez son más grises y los abrazos dejaron de saber darse hace ya un par de horas.

Cuando matas todo a lo que has dedicado un largo año de tu vida, es como escupir pa’riba.

Pronto la historia dejará de avanzar y comenzarán a surgir una serie de hechos azarosos… completamente aislados unos de otros.

Y de pronto… ya nada tendrá sentido.

Recordé que te dije el otro día que tenía el presentimiento de que alguien moriría. La verdad es que lo pensé sólo porque durante toda esa semana vi mariposas negras en las paredes de todos los edificios a los que entraba. Imaginé que un día de estos una se posaría en el parabrisas de mi auto y me impediría por completo ver el camino, llevándome justamente al final que había predicho.

Camina como si fuera lo último que hagas.

La distancia nos hará recobrar aquello que perdimos en medio de grandes ríos de aquellas mariposas, y TODOVOLVERÁASERCOMOANTES.

Irónicamente, días después recibí una postal que precisamente hablaba de aquellos animales.

martes, 17 de agosto de 2010

IN-COM-PLETE


Sólo queda un Advil.

Mira la pequeña pastilla despidiéndose de ella.

La pone en su boca,

saborea su dulce cobertura

de LUNETA y traga.




Todo es como un video mal editado, la historia está

IN-COM-PLE-TA

domingo, 15 de agosto de 2010

The path to home is long and winding

¿Te acuerdas de aquellos días en los que solíamos sentarnos frente al televisor a reír por horas?

¿De cuando me tomabas de la mano y me enseñabas todo lo que sabías? Mirabas hacia arriba y hablabas por días, yo, sólo escuchaba.

¿Recuerdas esos días en los que lo único que importaba era llegar a casa, pedir una pizza y sentarnos en el sillón a jugar cartas, domino, ajedrez…? Sigo sin entender ese estúpido juego…

Cuando empujabas el acelerador lo más que podías y cantabas al ritmo del cambio de velocidades. Siempre quise aprender las canciones; la última vez que escuché una, los recuerdos se me hicieron nudos en la garganta.

Recuerdo que tuve la misma sensación después de ir a aquel museo en donde el único que entendía lo que pasaba eras tú y aquella mujer gorda que nos mostró el cadáver de ese hombre que tuvo la fortuna de acabar exhibiendo sus vísceras ante miles de universitarios, y unos cuantos morbosos. Después dijiste que querías comer tacos de carnitas.

Cada vez que pienso en ese día que me llevaste a comer a aquella cafetería, cuyo nombre siempre recuerdo con algo de nostalgia, voy al lugar, y a pesar de que sé que ya no existe, me siento por horas a observar a la gente pasar, imaginando que estamos sentados detrás de ese cristal ya hecho añicos.

Todavía recuerdo aquellos primeros tenis rosas que me compraste. Corría de un lado al otro del pasillo, mostrándote la velocidad con la que me hacían correr.

Cuando escribí el primer ensayo del que me sentí orgullosa y decidí pararme frente a ti a leerlo y dijiste que no te gustaba. ¿Todavía lo recuerdas? Me tomó varias horas decidirme a quemar el escrito y reescribirlo sin ninguna modificación; todo a mano.

Lo hice recordando aquella primera vez que me caí de la bicicleta porque un perro se atravesó en mi camino. Me quedé en el piso llorando por horas y cuando decidí levantarme, besaste mi frente y revolviste mi cabello.

Hazlo de nuevo. Dijiste. Y me enseñaste a nunca darme por vencida.

lunes, 9 de agosto de 2010

Why do other families go to disneyland and ours not!?



A los recién llegados.


Anoche escuché los ladridos de los perros,

en lugares que no debía escucharlos.

¿Eras tú quien ladraba de forma tan desesperada?



Pensé en aquellos sueños que se desvanecieron poco a poco a lo largo de los años.


Miré a aquella chica,

sus mejillas sonrosadas, su sonrisa;

toda ella tan entusiasmada

con todo por decir

y nada por hacer.


Como un perro callejero que entra a la casa.


Me miraba a mí misma,

años atrás

cuando los sueños tenían una textura.

Se podían tocar.


“No niño, no sabes lo que dices…”



Los ladridos de los perros no cesaron en toda la noche.

La mañana siguiente descubrí

que odiabas a los animales.

No tenías mascotas, ni vecinos…


…ni animales que tuvieran vecinos como mascotas.

jueves, 5 de agosto de 2010

...located above the zygomatic arch, just in front of the ears

Estábamos atrapados en ambas ciudades, no teníamos una nacionalidad, ni un nombre; ni siquiera una clave.

Nunca supe si existíamos en realidad. Para nadie nacimos. Éramos personajes sin fecha, ni domicilio, sin número de calzado.

Cuando me dedicaba a jugar en el lodo con otros niños, siempre fui la única que no dejaba una huella con el pie, o la mano sobre la tierra. Si algún día la fama me descubre, no habrá para mí un lugar en donde las estrellas de cine inmortalizan las huellas de sus manos.

Carezco de huellas digitales.

¿Recuerdas el día en que nacimos?

En el mundo donde las imágenes y los sonidos, han nacido varios siglos antes que las palabras: todosomosiguales.

En aquellas ciudades, la vida carece de imagen y sonido. Nada tiene el privilegio de ser dicho; aquello se interpreta, se escribe, se cuenta con las manos sin huellas, ni dedos.

Un hombre mete la mano por la ventanilla, recarga la 9mm que lleva consigo, en mi sien.

[No apagues el auto.]

Cinco tipos se suben al auto y el hombre que me apuntaba a la sien, ahora me apunta a la nuca, desde el asiento trasero.

Su mano tiembla al mismo ritmo que las gotas de sudor resbalan por mi frente.

Estoy colgando de las manos de un PUTODROGADICTO, mientras cinco cabrones escupen insultos e instrucciones que he dejado de comprender.

¿Recuerdas el día en que nacimos?


No tenemos número de seguro social, ni de celular.

sábado, 17 de julio de 2010

Dirtyland


Y otra vez me siento en un rinconcito.

Somos los únicos en la sala.


Hablas y no me hablas,

me echas una o dos miradas…

¡No dices nada!


Y tú sabes que quiero,

que quieres y que queremos.

Dices quiero y yo digo no quiero.

Me hago bien pendeja…

… y nadie se da cuenta.


Te das cuenta

porque me miras y no te miro;

nos miramos mientras

palabras como tuverga y micoño flotan en el aire…

jugamos a no mirarnos.


Y tú sigues hablando.

me hablas palabras,

me hablas versos,

me hablas caricias,

me hablas cuentos…


Yo…

me hago bien pendeja…

…y nadie se da cuenta…


No digas nada…

jueves, 1 de julio de 2010

y... en el absurdo de una vida normal...

Antes de salir, sonríe tiernamente a su pequeña hija y le da un beso a su esposa… en la frente.

Camina hasta la esquina donde pasa el autobús y decide seguir caminando. Mira sus pies mientras camina, procurando no chocar con los pies de los demás.

Tiene mucho tiempo.

Al llegar al trabajo, enciende el ordenador; se da cuenta de que tiene tres nuevos correos en su bandeja de entrada. Antes de abrirlos cierra la puerta del despacho con llave. Se sienta, le da un sorbo a su horrible café de hace tres días y comienza a revisar.

Cuentas, cuentas… [¿Te pasas por casa esta noche?]

Se pone un poco nervioso, saca su celular, marca el número lo más rápido que puede…

Sí…

Cuelga.

A veces me siento como ese comercial de detergente para ropa que tanto odiaba de niña...

lunes, 21 de junio de 2010

Los años pasaron como minutos


[Estamos aquí reunidos a causa de la trágica muerte de nuestro hermano: Elermitañodelacasadealado.]

***

Los perros ladran por las noches. En ocasiones cuando bajas a la cocina por un poco de agua, oyes gritos en el cuarto contiguo y de inmediato corres al lugar más seguro que hay en toda la casa…

DEBAJO DE LAS SÁBANAS TODO SIEMPRE ESTÁ BIEN.


Te saltaste la barda y el pantalón se te rasgó; hasta un vidrio te enterraste en la mano.

¿Recuerdas?

La maceta se cayó.

[…¡Shhh! ¡No hagas ruido cabrón!]

En la casa sólo habita una gata que protege a sus crías. Mejor vuelves a cerrar la puerta despacito, porque donde se ponga histérica, en el peor de los casos, hasta un ojo te saca.

Trepas los árboles apoyando el pie en una rama que está a punto de caerse.

Teteras viejas, ollas con sobras de la cena de la navidad del 94, el cuadro polvoriento y descolorido de un carrusel…

-Pero seguro que este era el cuarto de los niños.

-No, pendeja. Esta era la sala.

Los lentes del abuelo estaban colgados en el árbol.

[Cuidado con el clavo.]

***

Te bañabas a la orilla del río y los mosquitos se te pegaban todos a la piel al salir.

[El atardecer está CHINGÓN]

Nos poníamos los tenis sin calcetines y al revés, y hacíamos competencias para ver quién aguantaba más tiempo caminando en terracería, antes de que le saliera la primera ampolla.

Ninguno de los dos se quejaba en todo el camino.

Llegabas a la puerta de tu casa lleno de barro, y antes de entrar, ahí junto a las plantitas, donde creías que nadie te veía, con cuidado de no lastimarte más, te acomodabas los tenis a escondidas y entrabas con el trasero pegadito a la pared, para que tu madre no te viera hecho una mierda y encima se diera cuenta de que traías los pantalones rotos.

Derechito a la regadera y a la cama sin cenar.

***

Éramos unos mocosos-casi-licenciados cuando todo pasó.

sábado, 19 de junio de 2010

Entre uno y NADIE: e-l-l-a


e-l-l-a está parada a mitad del campo. Busca en la tribuna, desesperada mueve los ojos escaneando cada piso.


uno se sienta en la cama a mirar el partido; la ropa se le pega al cuerpo.

Sus pies sudan, debajo de sus axilas podrían crecer ríos, su frente llueve.


NADIE la mira.

e-l-l-a no lo encuentra. Se da cuenta de que no busca a NADIE busca a alguien más.

Sabe que está ahí, sentado, comiendo una salchicha o tomando una cerveza.


NADIE disfruta el espectáculo desde las gradas.


uno se desnuda con las ventanas abiertas y las cortinas corridas. Las costillas se le marcan demasiado.

La piel se le va a rasgar.


NADIE baja de la tribuna.

NADIE se acerca.

La silueta de e-l-l-a se refleja en los ojos de NADIE.

Las costillas se le marcan demasiado; la piel se le va a rasgar.

Está desnuda. Suda.


uno se limpia el sudor de la frente con la camiseta que se acaba de quitar.

Desesperada, e-l-l-a mueve los ojos escaneando cada piso.

A uno le sudan los pies después de caminar largas distancias.

e-l-l-a está ahí, desnuda, parada a mitad del campo.

Busca en la tribuna.


uno apaga el televisor y decepcionado se mete a bañar.


NADIE la mira…

jueves, 10 de junio de 2010

Se buscan donantes heterosexuales perfectamente cuerdos... de preferencia SIN antecedentes penales


Si va usted a donar sangre asegúrese de leer con TODA ATENCIÓN lo siguiente:


  • Si es usted un criminal o padece de sus facultades mentales…

Future Tense del colectivo Claire Fontaine en el museo Rufino Tamayo es una excelente opción para sentirse como en casa.

¡Gracias por participar!


  • Si es usted homosexual…

Ehhhh..

¡Gracias por participar!


  • Si es usted un criminal-homosexual y por si fuera poco, vegentemuerta

Sólo tres palabras…


P L E A S E - C O M E - B A C K

martes, 8 de junio de 2010

…cada vez se vuelve más difícil aquello que solíamos llamar “la estúpida convivencia”…


Y una vez más, ME CAGO EN LA LECHE, porque no puedo encender el auto y correrlo a 140km/h por el periférico, las carreteras o una calle cualquiera.

Cuando respiro el aire desde tu automóvil, sólo pienso en lo cómodo que es respirar el aire poco ventilado de mis cuatro paredes a las tres de la mañana, cuando todo el mundo está dormido y yo sólo me recuesto, enciendo un cigarrillo y miro las luces de la calle reflejarse en el techo.

Y es que he pasado varias horas perdida en una ciudad que no es la mía.

Las luces de las farolas son más tenues y los camiones pasan a centímetros de ti iluminando tus ojos aterrorizados.

Me he convertido en una desconocida...

El perro me orinó los pies el otro día, pisé su mierda al llegar a casa, maldiciendo cerré la puerta detrás de mí y me puse algodón en los oídos para no escuchar los alaridos de los gatos en celo que se aparean por las noches de invierno.

Otra vez son las tres de la mañana… el trayecto de una ciudad a otra es tedioso y nadie se ha atrevido aún a construir una carretera.

domingo, 6 de junio de 2010

Último acto



Una excelente temporada de funciones.

Gracias a la compañía por hacer magia una vez más.

Mucha mierda a todos los que vienen, se quedan y se van.



Se para sobre el escenario, mira los ojos aterrorizados del niño que está sentado a pocos pasos de la plataforma…


¡¿Por qué no tienes miedo de mí?!


El niño no responde, sólo se le queda mirando y de inmediato mete la cabeza bajo el brazo de su madre.



La verdad es que me gusta cómo se ve la gente tan chiquita desde el escenario.



Si el acto sexual da como resultado un orgasmo,

y el orgasmo se expresa con un grito ahogado,

mismo que tiene su fin en la música, la danza, la pintura, la literatura, el cine, el teatro…

Todo se originaría justo ahí, en el sexo, en el orgasmo, en un grito ahogado


El arte es la necesidad de desahogar aquel grito.


El arte es SEXO


ORGASMO


ARTE



Repito:


Éramos tú y yo atrapados en un grito ahogado.


Éramos tú y yo jugando a hacer arte.

domingo, 23 de mayo de 2010

uno y NADIE... no es lo mismo

uno se despierta sudando en la madrugada, da un salto fuera de la cama pensando que ya es hora de levantarse para ir a trabajar.


Se da cuenta de que son las tres de la mañana y que es domingo, lo que significa que probablemente se quede a dormir toda la mañana.


Se sienta en su sillón sucio haciendo la ropa sucia de hace tres semanas a un lado y enciende un cigarrillo. Busca a tientas la lata de Coca - Cola Light, que dejó en el suelo; le da un trago…


Ya no tine gas.


Pone cara de asco. Se toma el resto de un sólo trago.


uno mira su cigarro consumirse poco a poco, observa el humo y se pone a pensar que una de las cosas que le gusta de tomar Coca-Cola Light en la madrugada, es sentir el cosquilleo que le produce el gas en la lengua y la garganta.


uno piensa que NADIE se podría interesar en comprar refresco sin gas.


uno opina que NADIE es tonto; cree que es un poco retardado también. Y pensando especialmente en esto es que se da cuenta de que NADIE si es un poco idiota…


Porque a NADIE le gusta el refresco sin gas, incluyendo la Coca - Cola Light.


Y aunque uno siempre ha pensado que cualquier refresco sin gas puede ser igual a cualquier agua sintética de naranja, uva, manzana y hasta limón; sólo la Coca - Cola sabe mal sin gas.


Especialmente la Coca - Cola Light, porque a uno le gusta sentir ese cosquilleo que corre desde su lengua hasta su estómago a las tres de la mañana, mientras mira el humo danzar fuera de su cigarrillo.


Piensa que sin el gas de su Coca -Cola Light, su vida sería igual de frívola y vacía que la de de NADIE, y eso lo deprimiría un poco.


uno concluye que jamás volverá a comprar Coca - Cola Light de lata, porque el gas se escapa más fácilmente. De lo contrario, se verá obligado a seguir tomándola sin gas por las madrugadas, e igual que a NADIE, terminará gustándole.


uno no quiere ser NADIE.


Piensa que NADIE es un verdadero gilipollas...

The tempest...


Por que en ocasiones la vida pesa demasiado...


... y ésta noche es una de ellas...




martes, 18 de mayo de 2010

One way, one road...


Eres el imbécil que baja a toda velocidad por una calle poco transitada, para terminar pasándose el alto del cruce más peligroso del DF, a las 11:30 pm de un domingo cualquiera.


Eres un cuaderno con 100 ideas anotadas cuidadosamente, que se te ocurrieron en un lapso de 6 meses.


Eres el escenario, las luces, cada vestuario… cada pedazo de madera que se desprende de una rama y se queda tirada a mitad del escenario esperando ver caer a cada actor en escena.


Eres todo lo que hay que decir sobre el calentamiento global y el budismo.


Un callejón a la mitad del desierto, la fotografía de alguien que no sabes si es hombre o mujer, un comercial de ropa interior para caballero...




Eres tú y soy yo…






...somos todo y NADA al mismo tiempo…



hoy...NADA es trascendente…



hoy… sólo somos



...un video mal editado.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Sometimes you make me feel...


Hoy me paro sobre el escenario.


Estás parado del otro lado…



Los reflectores me queman las retinas;

te miro a los ojos,

de mi boca sólo sale un alarido…




¡TÚ NO ERES NADIE!

jueves, 6 de mayo de 2010

I am the son, Im the heir…


El hombre frente a mí me mira de manera retadora.

Yo sigo aquí sentada con cara de aburrimiento escuchando The more you ignore me de los Smiths, pensando que quizá pronto se desesperará y se irá.

Sigue mirándome.

Me molesta su sonrisa deforme, y el olor a semen seco que se desprende de su costoso traje comienza a marearme.

[Hoy desperté pensando en ti.]

Cuando me metí a la regadera y me di cuenta de que no había agua caliente, supe que me gustaría despertar y verte dormir a mi lado mientras hago esfuerzos sobrenaturales al levantarme para que no despiertes.

Aquel hombre sigue mirándome sin decir nada.

No parpadea…

Te doy un beso en la mejilla o en la frente.

Te despiertas un poco, y en el punto en el que ambos no sabemos si estas dormido o despierto, me dices que me amas.

Salgo de la habitación… salgo de la casa.

Sigo sentada escuchando a los Smiths, sin cambiar de posición, ni expresión facial.

Él se remueve en el asiento, parece que va a decir algo; se aclara la garganta, se desajusta un poco la corbata, me mira fijamente y dice:

Vuelvo a entrar a la casa, olvidé las llaves del auto.

Oigo tu respiración profunda escaleras arriba…

Me gusta escucharte dormir

Subo las escaleras de dos en dos. Entro en la habitación beso tus labios esta vez.

Amo ver tu rostro tan cerca del mío.

Salgo de la casa; dos casas al lado alguien escucha Bigmouth strikes again.

Subo al auto.

{El auto no enciende.}

Dice el hombre.

Se quita el saco, se levanta… se va.

… Just like everybody else does…

En busca del YO


UNO siempre es el protagonista de su propia historia.


UNO se cree dios y piensa que todo puede controlarlo.


UNO es muy arrogante y asegura que me conoce a la perfección…


… y aunque UNO crea que me conoce, yo llego a la conclusión de que UNO no sabe nada de mí…



Éste sábado la Compañía de teatro de la Universidad Panamericana estrena su nueva puesta en escena:


En busca del YO.



LA CITA:

Augusto Rodin # 498 Col. Insurgentes Mixcoac.

En el Auditorio de la universidad.


ESPECIFICACIONES:


En busca del YO, es un collage de obras cortas de distintos autores (Alexander Pushkin, Jean Tardieu, Thornton Wilder, Luisa Josefina Hernández, Alejandro Acevedo Ibáñez, Marcel Schwob y Tennessee Williams).

Nos presentamos los días 8, 9, 14, 15 y 16 de mayo.


Sólo son $50 pesos de cooperación.

19.00 hrs


¡No falten!




Ésta vez los protagonistas somos TODOS



UNO será sólo un espectador…

lunes, 3 de mayo de 2010

Si prefieres caer en el absurdo en el que vivimos, esto no es para tí


No opines nada… no nos interesa, porque tú no haces nada por este país.

Del mismo modo en que tus padres, en algún momento, hicieron un esfuerzo para que tuvieras un lugar donde dormir, comer y cagar; él vive debajo de un puente.

Ya eres un hombre… ya estás huevón.

Llegas todos los días a la oficina medio borracho, medio drogado; te sientas frente a la computadora y lo primero que abres es el TWITTER para saber qué está pasando en el mundo.

Ni siquiera sabes lo que pasa en tu vida.

Él busca comida entre la basura y encuentra la cena que decidiste tirar anoche porque creíste que estaba pasada. Él cree que es lo mejor que le ha pasado en meses.

Llegas tarde a la universidad en el mismo estado en que llegas a la oficina. Usas lentes oscuros; intentando parecer muy inteligente, sostienes un café grande del OXXO con una mano y enciendes un cigarrillo con la otra.

En clase, mientras el viejo está enfrente hablando como idiota, enciendes la computadora. Revisas TWITTER, FACEBOOK, y te pones a escribir un par de líneas sin sentido en el block de notas de la barra de herramientas de GOOGLE.

Los conferencistas, hacen lo mismo. De siete personas que están en un auditorio en la segunda mesa de discusión sobre Comunidades Virtuales, seis están revisando los mensajes desde sus BLACKBERRYS, mientras aquel que está hablando ansía hacer lo mismo.

Él sigue viviendo debajo del puente y robando carros de vez en cuando, mientras twitteas desde la oficina, el salón de clases y el auditorio.

Sigue comiendo basura, mientras el viejo al que has decidido no escuchar, sigue enfrente hablando sobre el sistema de gobierno de Inglaterra.

Escribes líneas sin sentido en el block de notas de GOOGLE; hay demasiadas ideas para un nuevo post. Nada concreto.

El viejo se desespera, apaga la presentación que minuciosamente preparó el día anterior para su clase, te mira fijamente y dice:

En el fondo eres la misma escoria que cualquiera de los delincuentes en México.

Por primera vez lo miras y notas que se está quedando calvo.

Crees que esta frase quizá haga valer la pena todo un semestre de clases.

Dejas tu block de notas, abres TWITTER y lo escribes.

viernes, 30 de abril de 2010

Oh, here comes the HARDCORE life...





UNO piensa que es absurdo sentarse

debajo de un árbol con una Coca-cola light en la mano

a pensar en el tema de su siguiente post...





[El Cristo de mi cabecera me está quemando las ideas…]



martes, 27 de abril de 2010

It’s seems like yesterday… No, it is like everyday…

Salgo de la casa,

detrás de mí se azota la puerta;

enciendo el auto,

la radio comienza a sonar.


Olvidé bajar el volumen,

olvidé volverte a besar.


Voy a 140 km/h sobre una avenida

en la que sólo está permitido ir a 80.

Subo el volumen del estéreo,

bajo todas las ventanillas

y enciendo el aire acondicionado.


[Debí besarte de nuevo…]



Mi voz no es suficientemente grave y fuerte.

Quizá el zumbido de un mosquito

en horas de sueño,

nunca llegue a ser tan molesto…


Como una voz ronca,

tenue,

casi cruda...

... inaudible...


Hay quien escucha, hay quien finge hacerlo.


Como un siseo,

como una estación de radio con interferencia,

como pasar cerca de un panal de mil abejas.


En ocasiones un grito no es suficiente.



Conduzco - no pienso - conduzco…


Llamo por teléfono,

no hay señal en la carretera.

Conduzco…

Pienso…

No conduzco…


Pienso y conduzco…


[No quiero pensar;

no conduzco.

Te quiero besar;

estiro la pierna,

conduzco…



…acelero.]